EL ARTE DEL REBRANDING

Tengáis el tipo de negocio que tengáis, este tiene una marca propia. Con el paso del tiempo, la identidad visual puede quedarse obsoleta, o no ir acorde con la estrategia corporativa y el contexto actual en el que se encuentra. Es el momento de una adaptación, a esto se le llama Rebranding. Este, trabaja en la personalidad corporativa que ya existe, adaptando aquellos aspectos identitarios que necesitan una reformulación y trabaja, principalmente, en la proyección de una nueva imagen que refleje mejor los valores de la marca.

También podemos plantearnos un rebranding de nuestra marca, tras una crisis de reputación, por nuevos acuerdos comerciales, fusiones entre empresas o la necesidad de expansión hacia otros mercados.

Os traemos unos ejemplos de rebranding:

Burberry

Originariamente eta marca esta asociada a una marca de pandillas no teniendo muy buena reputación. Desde 2001 ha ido consolidándose como una marca de lujo y sobria, con el ultimo cambio de logo, quitando el jinete y cambiando el texto, han querido acercarse a un público más joven

Movistar

En este último diseño simplificado han buscado un logotipo más fácil de usar en redes sociales y campañas publicitarias, mostrándose cercana con las nuevas tecnologías y con un look más moderno

Kia

Según las palabras del fabricante de coches coreano, este cambio, "Refleja el compromiso de Kia de proporcionar momentos de inspiración, mientras que la simetría demuestra seguridad".

Así a intentando aproximarse a una imagen más moderna y más acorde a los coches eléctricos, de los que pretende ser líder de mercado.

Disney

Con su nueva imagen, tenemos otro ejemplo de marca que quiere modernizarse y tener un acceso más fácil a redes sociales para llegar a un público más joven.

 

En conclusión, si crees que tu marca necesita un rebranding, es muy importante que tengamos claro los objetivos que queremos conseguir.